Promoción descarga gratuita álbum Feelinks

Reproductor de música

viernes, julio 07, 2006

Diego Amador. El aire de lo puro



A DIEGO AMADOR le conocen también como El Churri en el ambiente flamenco y en su barrio, el Polígono Sur sevillano, donde se ha grabado gran parte de este "El aire de lo puro". Diego es músico las veinticuatro horas del día y un perfeccionista que se encuentra mejor en el estudio de su casa que en cualquier otro lugar. Hablando de raíces, DIEGO AMADOR las tiene allí, en las llamadas 3000 Viviendas. El epicentro de muchos de los movimientos que han agitado el flamenco en los últimos años está concretamente en la casa de los Amador, donde Churri creció viviendo de cerca las peripecias de sus hermanos Rafael y Raimundo (a.k.a. Pata Negra) y su curiosa relación con el éxito.

El futuro de DIEGO AMADOR se decidió el día en que su padre apareció en casa trayendo un viejo órgano Hammond. Diego no lo dudó un instante, se sentó en el taburete, acarició el teclado y se puso a tocar ... por bulerías. Luego llegaron sus comienzos como profesional acompañando a sus hermanos, la Susi, Tomatito, el guitarrista argentino Luis Salinas, etc. Su primer disclo -el muy apreciable "Patita Negra", producido por Ricardo Pachón- ya denota su pasión precoz por el jazz. Cuando toca jazz Diego parece que lo está inventando como ocurría con sus hermanos cuando tocaban rock y blues.

Aún así DIEGO AMADOR es puro flamenco y es a esta música incomparable a la que hizo juramento de fidelidad eterna sobre el altar del arte apadrinado por Euterpe, Polimnia, Terpsícore, Pastora Pavón y Fernanda de Utrera. Nada hay de casual en su trabajo que persigue el objetivo de tantos músicos jóvenes en los últimos tiempos: convertir el cante y el toque de los gitanos andaluces en la gran música flamenca universal. Churri es el músico mejor dotado de su generación para provocar un salto cualitativo en esa evolución.

Todo esto se percibe en "El aire de lo puro". DIEGO AMADOR recoge influencias de toda la música flamenca de los últimos lustros, la de los Paco de Lucía, Carles Benavent, Juan Manuel Cañizares y, por supuesto, Pata Negra. Enamorado de la guitarra, consiguió atraer al estudio a dos de sus guitarristas preferidos: el "manús" francés Birelli Lagrene y el catalán Jordi Bonell. Las letras de las canciones son de su amigo el escritor Carlos Lencero y también colaboraron grandes "jazzmen" latinos como Jerry González y Jorge Pardo junto a uno de los cantaores con más tirón en la actualidad: Dieguito el Cigala. Además de tocar casi todo Diego aporta su pureza y su soniquete, auténticas marcas de la casa, y su apabullante ambición, exigencia y profundidad.

Bulerías, seguiriya, soleá, taranta, tangos..., sí, pero también jazz-punk-fusión. Todo en "El aire de lo puro" es fresco y valiente. DIEGO AMADOR camina decidido por el sendero de la tradición hacia la gloria del flamenco y desde aquí le decimos"DIEGO AMADOR (antes Churri), estamos contigo".
















No hay comentarios: