Promoción descarga gratuita álbum Feelinks

Reproductor de música

sábado, agosto 26, 2006

Spain: Michel Camilo & Tomatito

Artículo de Faustino Núñez



Hoy en día resulta poco habitual escuchar una guitarra y un piano haciendo música juntos, debido tal vez a la aparente incompatibilidad tímbrica que generan estos dos instrumentos, y aun menos se encuentran en el mercado discográfico grabaciones que contengan tan inusual dúo. Sin embargo cuando la guitarra está tocada por un avezado artista flamenco como Tomatito y el piano por un diestro del jazz como Michel Camilo la cuestión cambia sustancialmente.

De ahí que el presente disco resulte novedoso, como propuesta arriesgada, y como principio de lo que esperamos sea un fructífera senda por la que se atrevan a circular otros músicos en el futuro. Nos encontramos no sólo ante un disco grabado por virtuosos, sino ante toda una lección de música de cámara en donde se funden dos elementos musicales, por una parte la fusión entre el latinjazz y el flamenco, y por otra dos tímbricas instrumentales que, aun siendo protagonistas del panorama del jazz y el flamenco, en contadas ocasiones como decimos unen su colorido sonoro para sentarse a dialogar en amena tertulia musical.

El presente disco está grabado a pelo, una guitarra flamenca y un piano Steinway, y es precisamente ahí en donde apreciamos lo novedoso del discurso musical que nos proponen Michel Camilo y Tomatito, prescindiendo de percusiones y otros instrumentos que ayuden a suavizar la desnudez tímbrica de un piano y una guitarra. Si el piano es considerado el instrumento rey, la guitarra, y si es flamenca aun más, es sin duda la reina de los instrumentos musicales, y en este disco queda patente esa majestuosa realidad.

En momentos de fusión y confusión como los que estamos viviendo, ambos músicos no dudan en aportar su propio lenguaje para expresarse con nitidez y sin necesidad de echar mano a recursos de exagerado artificio, a fin de unificar la propuesta flamenca de Tomatito con la del latinjazz de donde proviene Camilo.

En realidad con la escucha de este disco observamos la escasa distancia a la que se encuentran ambos estilos de música, estilos que beben de una fuente común propiciada por el contacto forjado durante siglos entre músicos de las dos orillas del Atlántico.

Para ninguno de los dos artistas resulta una novedad el contacto con el jazz o con el flamenco. No olvidemos la colaboración de Tomatito con el pianista gaditano Chano Domínguez y sus no pocas incursiones en el mundo del jazz; e igualmente ocurre con respecto a Michel Camilo para quién el flamenco tampoco resulta ser un idioma ajeno, demostrado por ejemplo en su activa participación en el disco de Ketama Pa´gente con alma, donde ya nos adelantó su afición a ese género de música.

Mucho se viene diciendo en los últimos años sobre la consanguinidad del flamenco y el jazz. Si bien son numerosos los elementos constitutivos que propician ese parentesco, no debemos olvidar que el jazz entra en el lenguaje del flamenco y viceversa, a través de la vertiente del latinjazz, en el sentido de que una vez que los músicos hispanos se han proclamado maestros del jazz, ha sido cuando los flamencos han encontrado vía libre para experimentar sus aficiones jazzísticas. Paco de Lucía, maestro de maestros como Tomatito, abrió nuevos cauces expresivos en clave de jazz de la mano de Chick Corea, John McLaughlin, Jorge Pardo, Carles Benavent, senda continuada por otros músicos españoles y latinos que ven en el flamenco y el jazz respectivamente un amplio cauce donde ensayar sus inquietudes creadoras.

El número que da título al disco, Spain, pertenece al repertorio del genial Chick Corea que lo grabara en el año 1972 en su disco “Light as a feather”. La vena hispana de Corea quedó plasmada también en su disco “My spanish heart” o en “Touchstone”, sin embargo el tema “Spain” ha quedado como el número clásico dentro de su repertorio español. La versión de este disco, con una introducción extraída del segundo movimiento del Concierto de Aranjuez de Rodrigo, nos ofrece una ambientación virtuosa y muy flamenca, estimulada por el acento rumbero de la guitarra de Tomatito, y a la vez muy jazzera, y con el piano de Camilo interpretando en clave sonera, logrando unificar así el universo sonoro del latinjazz con el del flamenco.

La versión del bolero “Bésame mucho” de la mejicana Consuelo Velázquez, introducido por la guitarra en clave de jazz, nos demuestra el dominio que el guitarrista almeriense posee del diapasón de su instrumento. Camilo por su parte dialoga con Tomatito sobre un tempo ad libitum apoyando la melodía interpretada por la guitarra en una perfecta fusión de lenguajes musicales, explotando el piano armónico en un rico crisol de sonoridades que enriquecen si cabe la versión original.

Las bulerías, uno de los géneros flamencos basado en un compás de 12 tiempos, posee una clave rítmica para muchos difícil de interiorizar, pero que aquí escuchamos en el piano de Camilo clara y contundente, con la seguridad de quién ha comprendido los secretos de la rítmica y la métrica flamenca. En "A mi niño José" Tomatito y Camilo realizan un alarde de virtuosismo sobre el sugestivo compás de las bulerías. Los planos del piano y la guitarra aparecen bien diferenciados y la riqueza armónica que proporciona el lenguaje musical del jazz convierten este número en uno de los muchos atractivos que contiene el disco, para goce de los amantes del flamenco y del jazz hecho por latinos.

Michel Camilo compuso e interpretó la música de la película "Two much" en 1995, y aquí nos ofrece el tema de amor en una versión en la que la guitarra, al estilo de la canción de amor que Paco de Lucía grabara en su disco Zyryab en 1990, canta la melodía sostenida por los armoniosos arpegios del piano. Los elementos flamencos en los picados de la guitarra y el aire de balada impuesto por Camilo otorgan el perfil romántico a este disco de tan variada factura.

El tango argentino está presente en el número homenaje a dos maestros del género "Para Troilo y Salgán", original del guitarrista argentino Luis Salinas, con quién Tomatito ha compartido escenario en diversos festivales de guitarra. El discurso musical, propuesto dentro de los cánones clásicos del género porteño, está desarrollado dentro de la estética del latinjazz y del flamenco, otorgando al número un colorido propio de la fusión estilística de enorme calidad que domina en todo el disco, la guitarra flamenca sugiriendo el lenguaje del bandoneón del maestro Aníbal Troilo y el piano, en la parte que le toca, evocando el estilo del gran pianista Horacio Salgán.

Otro número de Tomatito presente en el disco es la rumba "Vacilona" en la que la presencia del tumbao del son cubano en el piano de Camilo contrasta con los solos de la guitarra de enorme virtuosismo. No obstante apreciamos también los rasgueados del piano en un intento de fundir, no solo los elementos musicales, sino también los recursos técnicos de ambos instrumentos.

Para cerrar el disco este dúo prodigioso nos ofrecen "Aire de tango" también del guitarrista Luis Salinas, aunque ahora dentro de la estética rítmica del son. El viaje del patrón de habanera también llamado ritmo de tango, su disolución y consiguiente cristalización en los tangos flamencos y argentinos, en sones, guarachas, milongas y rumbas de ambas orillas, funciona como eficaz vehículo de comprensión musical. Su compás binario, repartido en toda la geografía hispana, lo convierte en el más cercano vínculo métrico para los músicos que deciden fundir sus lenguajes, como es el caso que nos ocupa. Dentro de un son la guitarra flamenca puede tocar por rumba, y dentro de los tangos flamencos, el piano no duda en realizar el tumbao de un son en la mano izquierda. El son es sin duda el género integrador por excelencia, no sólo de la cultura musical cubana, sino también de la hispana en general, y de él parten los principios sobre los que se construye la salsa, y a su vez gran parte del repertorio del latinjazz, un género musical nacido para funcionar como unificador de ideas musicales.

Estamos pues ante un disco arriesgado desde el punto de vista tímbrico, resultado de combinar un piano y una guitarra, con vocación integradora en lo que respecta al repertorio elegido, y de enorme belleza musical. Apto para amantes del jazz, del flamenco y de la musica latina. Lección magistral de virtuosismo instrumental y de buen gusto por parte de dos protagonistas del panorama de la música actual, el piano jazzero del dominicano Michel Camilo y la guitarra flamenca del almeriense Tomatito.

-Faustino Núñez

Piano: Michel Camilo
Guitarra Flamenca: Tomatito

1. Spain Intro 3:21
(Concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo)

2. Spain 5:32
(Chick Corea)

3. Bésame Mucho 7:50
(Consuelo Velázquez)

4. A mi niño José 4:48
(Tomatito-Bajandí S.L.)

5. Two Much / Love Theme 5:55
(Michel Camilo-Redondo Music)

6. Para Troilo y Salgán 5:59
(Luis Salinas)

7. La Vacilona 5:25
(Tomatito-Bajandí S.L.)

8. Aire de Tango 6:33
(Luis Salinas)

No hay comentarios: