Promoción descarga gratuita álbum Feelinks

Reproductor de música

viernes, noviembre 10, 2006

Entrevista con los Farrucos: “Ser persona es una cosa, ser gitano es otra”

Por Ruth Grégori, Edu Ponces, César Castro Fagoaga
Fotos: Lester Hernández

Información Recopilada de ElFaro:
http://www.elfaro.net/secciones/el_agora/20061106/ElAgora2_20061106.asp

La entrevista con Juan Manuel Fernández Montoya -Farruquito, 24 años-, Antonio Fernández Montoya -Farruco, 18 años-, y Juan Antonio Fernández -Barullo, 16 años- duró mucho más de los diez minutos anunciados inicialmente. La conversación prendió a los tres jóvenes gitanos, descendientes de la llamada “Dinastía de Los Farrucos”. Muy apegados a las raíces tradicionales del flamenco, los tres jóvenes defienden apasionadamente la necesidad de conservar los orígenes de un baile que para gitanos como ellos es, más que una profesión, una forma de vida.

¿Cómo le explicarían a un centroamericano qué es el flamenco?

Farruquito: El flamenco para mí, para nosotros, es lo mismo que va unido también a nuestra persona. Nosotros nos movemos siempre en un ambiente de arte y de flamenco. Nosotros, por ejemplo, somos jóvenes que no hemos crecido como cualquier adolescente, que después de su colegio, aunque todos hemos ido al colegio, salen de noche a las discotecas, o que con dieciocho años se van a estudiar fuera. Nosotros somos gitanos, somos personas, somos flamencos, que nos gusta vivir con la familia. Hemos aprendido a vivir dentro del arte siempre, porque nos ha gustado. No somos flamencos sólo a la hora de bailar. Cuando salimos a divertirnos, salimos de fiesta y nos reunimos con otros flamencos. Nuestro tiempo de ocio también es eso, es cantar, bailar, es aprender, es tocar la guitarra, es tocar el piano, escuchar a un músico que ha venido a la escuela. Es una manera de vivir, más que una profesión.

¿Hasta qué punto es indisoluble lo gitano y lo flamenco?

Farruquito: Es que mira, ser persona es una cosa, ser gitano es otra, ser flamenco es otra cosa diferente. Nosotros nos sentimos privilegiados por ser personas, gitanos y flamencos, pero cuando uno siente de esa manera las tres cosas van unidas a un mismo camino. Nosotros no podemos de vez en cuando ser gitanos y otras veces flamencos, nosotros somos lo que somos ¿no?.

La pregunta viene porque en una entrevista de 2003, de todo este movimiento del flamenco de “La leyenda del tiempo” para acá, del flamenco fussion, del boom del flamenco, tú lo has vivido ¿no? Has ido a Estados Unidos y hasta en Japón a bailar flamenco, entonces, tantos años oyendo hablar sobre fusión, de nuevas formas, de mezclar y el mestizaje, que alguien de tu generación esté hablando de que lo bueno es de “La Leyenda del tiempo” para atrás, que lo bueno es lo antiguo –el flamenco puro. Me sorprende de alguien que está viviendo el flamenco del…

Farruquito: ¿De una época que no me corresponde? Te explico, nosotros tuvimos nuestro maestro, a Farruco, que era nuestro abuelo, y él fue una persona que vivió la mejor época del flamenco. Entonces, a través de sus anécdotas, a través de sus videos que él nos ponía, a través de las cosas que nos contaba de la manera en que él veía el flamenco, nos ha impregnado a nosotros de esa manera de sentir. Nosotros sentimos la necesidad de no olvidarnos de esa base principal.

Pero de todas maneras nosotros somos jóvenes, y a nosotros nos encanta la gente, tenemos lo que tienen los jóvenes, descubrir cosas nuevas, ritmos diferentes, música linda, no nos gusta cualquier tipo de música. Cuando en otras entrevistas he dicho que de la “Leyenda del tiempo” para atrás es lo bueno, no es que sea lo bueno, sino que de ahí viene. Todo tiene un principio ¿no? Y el principio no es el flamenco de ahora. A nosotros nos molesta un poco la persona que lleva un año bailando y empieza a decir que ha creado un baile nuevo. Eso sí nos molesta, porque el que sabe de flamenco se está dando cuenta de que lo único que está haciendo es enmascarar el flamenco, ponerle unos escudos para que parezca otra cosa. Pero nos damos cuenta de que, incluso, la base principal del flamenco la desconoce. Para aprender el flamenco no puedes escuchar de “La leyenda del tiempo” para acá, hay que escuchar todo lo de atrás, porque para estudiar la historia no puedes empezar por hoy, tienes que empezar por ahí.

¿En qué consiste la escuela de Farruco?

Farruquito: La escuela de Farruco consiste en su personalidad, él tenía una personalidad, él sí fue creador de una escuela de baile. Es que eso es muy difícil hablarlo porque hay que tener un conocimiento y hay que saber de flamenco para darse cuenta de lo que estamos hablando, eso es difícil ¿no? Él tenía una personalidad que cuando todos los bailaores bailaban de una manera, él surgió de bailar de otra muy diferente. Entonces, claro, le estaban diciendo que era un creador del baile flamenco, los mismos flamencos le decían que él estaba creando el nuevo baile. Pero él nunca se olvidó de la base principal del flamenco, siempre respetó el flamenco tradicional, siempre respetó que una soleá fuese una soleá, una bulería, o sea, los palos del flamenco tal y como era, vestir como vestían los bailaores, ¿no? Y todas esas cosas. Nosotros hemos aprendido de esa personalidad de Farruco. Cuando decimos “Escuela de Farruco”, decimos su personalidad, lo que él defendía.

Entonces podría ser perfectamente que alguien venga ahora, y teniendo en cuenta el principio de la historia, como vos decís, ponga un punto de inflexión que diga: “bueno, cambiemos”

Farruquito: Claro, y yo respeto todo eso, pero como tú bien has dicho, teniendo en cuenta la historia.

Farruco: Yo creo… ¿puedo interrumpir? Yo creo que lo que hay que hacer, o sea, lo que estaría bien hacer, es aportar algo, o sea, enriquecer algo, no desvirtuarlo.

Farruquito: Es lo que estamos hablando. Es que nosotros llegamos un día con un violín, después de que la música clásica lleva toda la vida vistiéndose de smoking para tocar el violín sobre el hombro, y ahora tú llegas con un violín ¿vale? Y lo tocas con unas zapatillas. Yo no digo que no estás creando, pero sí digo que te estás olvidando un poco de los principios. Además, yo creo que es por respeto a lo que nuestros antepasados han sufrido por llevar la cultura. O sea, la llevo yo, si tengo un título y quiero hacer algo nuevo, perfecto, está muy correcto, te admiro, pero también tú debes de respetar un poco los cánones de las cosas ¿no?

Farruco: Es más, nosotros mismos, lo que es el baile en sí de nosotros mismos, no tiene nada que ver con lo de mi abuelo.

Farruquito: Nada que ver con lo de Farruco

Farruco: A parte de que él fue…

Farruquito: Era un genio

Farruco: Y somos la gente que está aprendiendo, ahora mismo. Date cuenta de que mi abuelo tendría ahora setenta años, yo tengo dieciocho. Jamás podrás bailar, porque ni sientes igual, ni se vive igual. Antes se pasaba mucha fatiga, mi abuelo es una gente, en su tiempo ¿no? No tenía las facilidades que hoy tenemos gracias a…

Farruquito: Hoy cualquier persona tiene un teatro, y antiguamente tenían que bailar para comer y sobrevivir.

Farruco: Se baila de otra manera diferente. Pero nosotros a lo mejor hemos enriquecido en ritmo, hemos enriquecido en música, en las guitarras, que suenen más afinadas, con otras clases de música. Con otras clases de música me quiero referir a más melodías, pero seguimos respetando los ritmos, nosotros salimos a bailar por soleá y bailamos una soleá, salimos a bailar por bulerías y bailamos por bulerías, salimos vestíos como salen los bailaores flamencos…

Farruquito: Un buen ejemplo es Paco de Lucía. Paco de Lucía ha enriquecido la guitarra como nadie lo había hecho antes, pero Paco de Lucía no ha olvidado de quién aprendió, de Ramón Montoya, del Niño Ricardo, que fueron los guitarristas flamencos de antes, ellos fueron los que crearon esa base. Paco de Lucía, aunque haya tocado con Chick Corea y haya hecho diabluras, porque ha sido el mejor músico que hay en el flamenco, pero cuando coge la guitarra y toca por soleá, se sigue poniendo una camisa, sigue tocando por soleá sentado en una silla. Paco de Lucía no se ha colgado la guitarra y se ha peinado a lo… a lo afro y ha tocado una soleá con una guitarra eléctrica, ahí es donde creemos…

Que eso está pasando demasiado…

Farruquito: Eso está pasando demasiado. Nosotros lo respetamos, pero no lo compartimos, porque pienso que el flamenco hay que respetarlo, el flamenco es una cultura.

Todavía no te gusta nadie cómo baila

Farruquito: Síii. Mira, esa pregunta, esa es una cosa que han dicho de mí que es una mala interpretación. A mí me preguntaron que por quién era la persona que yo me regía bailando, o sea, la persona que yo seguía. Yo dije que no me seguía por nadie, exceptuando a mi abuelo, eso no quiere decir que no me guste nadie bailando. Si a mí no me gustase nadie bailando hoy en día yo no tendría las ganas de bailar, no tendría motivación ninguna.

Farruco: Bueno, hay algunos que también están por ahí que…

Farruquito: …que se aprovechan de la situación, pero bueno, eso es como en todo.

¿Alguien como quién?

Farruquito: No me gusta dar nombres

Ja ja ja… no preguntaba alguien que se está aprovechando, preguntaba si hay alguien que te gusta

Farruquito: Claro que sí, nosotros admiramos a muchísimos artistas. Mira, da la casualidad que aparte de los que ya todo el mundo conoce, que son Antonio Canales y otros más, aparte de esa gente, da la casualidad que nosotros conocemos a personas que desgraciadamente no son muy conocidas, por eso mismo, porque no hacen un flamenco comercial, entonces tardan más en darse cuenta que son pedazos de artistas ¿no? De hecho, uno de ellos ahora va con mi hermano Farruco en Madrid, se llama José Maya. Hay otro bailaor muy bueno por ahí, que ya la gente conoce un poco más que era el que bailaba antes con Antonio Canales, un artista que nosotros admiramos mucho. O sea, estoy dando nombres y estarái diciendo ¿quién son esa gente? Eso es lo que a nosotros nos da pena, que los mejores bailaores, los que más flamencos son, tarden más en subir, y en darse cuenta la gente de que son pedazos de artistas. Y la persona que llega, y que se acompaña de lo comercial, del último diseñador de moda y de no sé qué, fue de momento a flote.

Farruco: Está bien, si quiere esforzarse en tener el mejor diseñador de moda, a nivel de imagen ¿no?, a tener unas buenas luces, a tener un buen vestuario. Eso está muy bien, porque eso enriquece, pero si tú no desvirtúas después el flamenco que vayas a hacer. O sea, no quiere decir que porque te vistas de Dolce Gabana o te vistas de sastre…

Farruquito: …ya sepas bailar flamenco.

Farruco: Aunque suene la música flamenca. Entonces eso está pasando también.

Farruquito: Tú puedes llevar a músicos muy buenos, que tocan muy bien flamenco, pero tú no tienes ni idea. Entonces, ahora ¿eso quién lo distingue? ¿Ustedes lo distinguen? No lo distinguen. Hay muy pocos flamencos que lo distinguen. Claro, como la mayoría de un público no entiende de flamenco, la mayoría de un público, tú metes en un teatro y ¿cuántas puede haber que entiendan el flamenco?

Farruco: Yo creo que también tú puedes bailar cualquier otra clase de baile, y no tienes por qué llamarlo flamenco.

Farruquito: Exactamente.

Barullo: También los hay que hacen danza contemporánea, y cualquier cosa y le ponen flamenco.

Farruco: Estuvimos en Cuba, hemos estado en un festival de danza, con bailarines de contemporáneo, clásico, y he hablado con uno de ellos y comentábamos que si yo fuera a ver, por ejemplo, un espectáculo de contemporáneo, y yo me siento en el teatro, y sale un artista de contemporáneo bailando flamenco, yo digo: “Pero bueno, yo he venido a ver bailar contemporáneo ¿qué me estás contando tú, bailando clásico y flamenco?

Farruquito: Claro.

Farruco: Y yo como flamenco, voy a un espectáculo de contemporáneo, y a mí me gusta ver contemporáneo, y no me gustaría ver clásico flamenco. No. He ido a ver contemporáneo. Entonces, si hay gente que va a ver flamenco…

Farruquito: ¿por qué no ve flamenco?

Farruco: …quiere ver flamenco, solo. No es que el contemporáneo y el clásico no sea bueno, nos encanta además, nos gusta.

Farruquito: Ahora, por ejemplo en Madrid, van a hacer una colaboración con bailarines de tap. O sea, a nosotros nos encanta compartir.

De izquierda a derecha: Barullo, Farruquito y Farruco

Entiendo muy bien eso, pero me sigue sorprendiendo porque con el boom del mestizaje en España ¿no? Entonces ¿cuándo se puede mezclar?

Farruquito: Nosotros no somos nadie para decir cuándo se puede mezclar. Nosotros pensamos que una cosa es mezclar y otra cosa es compartir. De toda la historia de la música se ha visto que un artista, no sé, un bailarín de tap ha podido compartir el escenario con un bailaor de flamenco, pero ¿a que el bailarín de tap no ha intentado hacer flamenco porque no ha sido lo suyo? Y si ha hecho flamenco, no lo llames tap, llámalo flamenco. O sea, llamar a las cosas por su nombre. Si tú te estás tomando una copa de vino tinto ¿por qué le llamas vino rosado? ¿Porque a ti te parece rosado? No, señor.

Barullo: yo creo que a ese que le diga rosado hay que decirle “estás equivocado”

Farruquito: “Estás equivocado”. Solamente. Y lo malo de esto es que esas ciertas personas que hacen eso son las que más confunden al público. Claro, cuando van a ver un espectáculo de alguien que baila flamenco, que sólo es flamenco, está bailando por soleá. La gente dice: “ay, pero no he visto aquí cantar música, yo no estoy viendo aquí los violines y las pantallas que vi en el espectáculo anterior. Claro que ahí está la confusión…

Farruco: Eso no es flamenco.

Farruquito: …¿Eso no es flamenco entonces?...

Farruco: Cuando en realidad lo que no es flamenco es lo primero que ha visto.

Farruquito: Y claro, eso es muy difícil. Y cuando tú vas a ver torear al mejor torero, vamos a poner, todo el mundo conoce a Curro Romero, los toreros más nombrados. Si tú hubieses ido a la primera corrida de Curro Romero, y a la última, tú siempre hubieses visto a Curro Romero vestido de lujo, con una muleta roja, torear un toro. ¿Por qué has ido a verlo en toda su trayectoria? Si Curro Romero, cuando ha sido el más conocido no se ha subido en una silla para torear, ni ha toreado con la capa de Supermán. ¿Por qué vas toda la vida a ver un torero? Porque con ese torero sabes que lo que estás viendo es tauromaquia. No por ser más conocidos, en la plaza de toros, en vez de una banda de música taurina tienen que ponerle a los Rolling Stones ¿verdad? Eso es lo que nosotros defendemos.

Decías en la conferencia de prensa que el flamenco puro es sólo baile, cante y toque.

Farruquito: No, el flamenco puro es todo lo que se haga de verdad. El flamenco tradicional sí es baile, toque y cante. El tradicional. Es que no tiene que ver la tradición con la pureza. La pureza puede ser... puedes ser pura en tu arte, puedes bailar, puedes cantar, y como tú es lo que sientes ¿por qué no va a ser puro? Ahora, lo tradicional quiere decir lo primitivo de cómo empezó el flamenco. Empezó con un cante, un toque y un baile. Mira, cuando Caracol, ¿sabéi quién e Caracol?, cuando caracol comenzó a cantar, hizo una zambra, con un piano. La gente comenzó a decir si era flamenco o no era flamenco, entonces Caracol explicó que él no estaba cantando flamenco, que él cuando cantaba por seguiriya cantaba con una guitarra. Pero ahora quiero hacer una zambra, y la zambra siempre se ha hecho con un piano. Le llamaba a las cosas por su nombre. Mientras que tú le llames a las cosas por su nombre yo creo que vas bien, no le estás faltando el respeto a nadie. Es lo que les dije, esta conversación duraría veinte años…

En este proceso de flamenco fusión, los mil usos que están haciendo y todo. ¿Cómo lo véis al flamenco dentro de cincuenta años? (Tres largos segundos de silencio antes de que el primero se anime a responder).

Farruco: Vestido de astronauta.

Barullo: Vestido de astronauta.

(Risas)

El traje les va a quedar más grande

Farruco: Mientras pensemos así, y haya gente, como hay gente todavía, que exactamente son las que menos pero hay, mientras haya gente que sientan como son

Farruquito: Y que sienta el flamenco

Farruco: Exactamente, de verdad.

Farruquito: …que les guste, que ame el flamenco de verdad, esto perdurará. Yo creo que todo tiene que volver, igual que la moda

Farruco: Ahora se vuelven a llevar los pantalones de campana

Farruquito: Pues igual, yo creo que se volverá a llevar el flamenco

¿Cómo creen que los ven los demás bailaores?

Farruquito: No lo sé.

Farruco: Pregúntale a ellos.

Es decir, ustedes tienen bien definido su discurso, creen en lo que dicen

Farruquito: Claro, porque nosotros creemos en lo que hacemos, aunque no vayamos a la moda

Seguro que ellos también ¿no?

Farruquito: Claro, totalmente, pero nosotros no intentamos ir a la moda ¿entiendes? Nosotros creemos en lo que hacemos, y cuando vemos a alguien, que está ahí arriba, triunfando, nos da alegría. Pero a la hora de nosotros intentar subir, no intentamos hacer lo que él está haciendo, porque no es lo que nos gusta. Entonces no sé lo que piensan ellos, lo mismo ellos piensan que nosotros somos anticuados, no lo sé. Es más, no nos preocupa, aunque sí nos importe. No nos preocupa lo que existe, porque nosotros somos jóvenes, humildemente tenemos que aprender todavía todo, aprender muchísimo, pero intentamos hacer siempre… sentirnos satisfechos con nosotros mismos, no económicamente.

Hace un rato mencionabas que tu hermano se va a estar presentando con músicos que vos decías son músicos muy buenos pero que no se conocen, no han tenido la oportunidad de que la gente los escuche, los vea bailar, y que por lo tanto no son comerciales ¿Qué diferencia hay entre ellos y ustedes?

Farruquito: Diferencia no hay ninguna, cuando hay una diferencia entre un músico comercial y otro que no lo es simplemente es que, hay personas, yo conozco a muchísimos flamencos que se han pegado toda la vida haciendo flamenco, y hasta que no han desvirtuado o desestructurado la música no se les ha conocido. Para mí, ese flamenco ha dejado de creer en él. Si tú llevas toda tu vida defendiendo un estilo, y te das cuenta que así no comes, cuando cambias tu forma…

Farruco: Ya no tanto melódicamente y musicalmente, estamos hablando de bailaores. Tú por ejemplo puedes, lo que ha dicho él, una cosa es compartir y otra cosa es mezclar. Yo puedo bailar mejor con una soleá un poco más desvirtuá pero no muy desvirtuá, porque a lo mejor se meta en jazz o en rock, a lo mejor más melódica, una canción por soleá, en vez de soleá tradicional. Pero yo sigo bailando soleá, y sigo bailando flamenco, no tengo por qué, porque la guitarra o la música desvirtúe melódicamente yo bailar de otra forma para comercializarlo.

Ustedes definen mucho el ser gitano a partir del flamenco, pero no es sólo, lo único...

Farruquito: No. Hay muchísimos, muchísimos, muchísimos gitanos que no son flamencos.

Farruco: Paco de Lucía no es gitano

Farruquito: Y es uno de los mejores. Gitano, para mí, es una persona de su raza. Antiguamente también, claro, porque las cosas han cambiado mucho. Nosotros somos personas que no tenemos nada que ver, mi vida no tiene nada que ver con la de mi abuelo, a lo mejor la de mi abuelo no tenía nada que ver con la del suyo. La vida ha evolucionado mucho. Por eso te decía antes que el gitano es una persona normal y corriente, que vive igual que todo el mundo. Nosotros hemos ido de uniforme al colegio igual que todo el mundo… Los gitanos es verdad que se han sentido discriminados, los gitanos como los negros.

Farruco: Una raza que ha sido marginada.

Farruquito: Una raza ha sido marginada siempre. Entonces claro, los gitanos antiguamente no tenían esas oportunidades que tiene ahora ¿no?

Andaban errantes

Claro que sí, ahora ya no. Todavía los hay, algunos, pero la mayoría vive en sus
casas, como todo el mundo…

Farruco: …con televisor de pantalla plana…

Farruquito: …y van a su colegio. No sé, la vida cambia, y la gente tiene que cambiar. También el que quiera cambiar, porque todavía hay salvajes ¿Por qué hay salvajes todavía? Tú pregúntale a un salvaje por qué el quiere ser salvaje

Pero a pesar de las cosas que han cambiado con el tiempo ¿qué sigue definiendo el ser gitano?

Farruquito: Eso es muy difícil explicarlo, yo no sabría explicártelo. Eso hay que sentirse gitano para…

Farruco: Es una manera de sentir…

¿Cómo es esa manera de sentir?

Farruquito: Es que no hay leyes del gitano de cómo se debe sentir, cómo debes reaccionar para ser gitano…

Farruquito: ¡Claro!

(De repente se desata un “barullo” entre los tres jóvenes gitanos que hablan al mismo tiempo intentando explicar algo casi inexplicable

Farruco: De repente naces gitano…

Farruquito: …y ya.

Barullo: Lo que sí podemos hablar del gitano y del flamenco es: si eres gitano, podrás bailar gitano, si no lo eres puedes bailar flamenco. Gitano, no.

Farruquito: Es lo mismo que el negro que canta blues. Como un negro canta blues jamás en la vida puede cantar un blanco.

Farruco: Si yo soy por ejemplo un cubano… yo puedo bailar salsa, pero no voy a bailar salsa como un cubano.

Farruquito: Exactamente.

Farruco: …Un cubano que baile bien, no cualquier cubano.

Farruquito: Es muy difícil. Explicar eso de verdad que es bien difícil.

Farruco: Es algo muy fuerte, es una raza, que es el flamenco ¿no? Que es exactamente una raza que… digamos que el flamenco viene de lo gitano

Farruquito: De personalidad, de cosas muy claras, de caminos muy bien marcados: Yo quiero esto y aquí voy a morir ¿no? También hay muchos artistas que no son gitanos. Hay muchísimos artistas que han muerto de hambre por seguir en su camino ¿no?

Farruco: Esa es la pena, es lo que nosotros resaltamos siempre porque la pena é, qué tienes que hacer otras cosas que no sean digamos puras.

Farruquito: En su esencia ¿no?

Farruco: … para estar arriba tienes el arte y tienes que hacer cosas que hoy día está todo el mundo haciendo. O sea, es que hoy lo original parece el flamenco tradicional. ¡Porque todo el mundo está haciendo lo mismo! ¿Es que hoy lo original es el flamenco o qué? ¿Qué pasa?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Por supuesto, después de atropellar y matar a una persona, dejando viuda, sin carné de circulación, sin seguro del coche, darse a la fuga sin prestar ayuda a la víctima, echar la culpa al hermano porque al ser menor de 16 años le caería menos pena judicial,... desde luego, persona no es. Y por mucho nombre de "farruco", de "echao pálante" no deja de ser un cobarde, y muy cobarde. Que se deje de "Farruquito", que le viene mejor lo de "Cobardica", o cagao.

Anónimo dijo...

y ke pasa el a tropeyado a una persona y eso es lo ke hace el mido,pero mira el ya esta pagando xeso no como otros cabrones ke estan matando durante todo el dia y no los hacen nada,y en cima a la viuda la hizo un fabor a la hija puta xk por lo visto se estav separando de el y ahora llora HAY KE PENA y lo vien ke la va avenir el dinero a la zorra,FARRUCOS estoy cn vosotros os kiero y muchos besos

Anónimo dijo...

Peazo de entrevista si señor , qué alegría recordar al Juan cuando era libre , ojalá pronto salga y pueda hacer muuuchas entrevistas y seguir deleitándonos con sus palabras y enseñanzas y con su baile puro. Es el mejor bailaor que hay y que habrá, el único que me ha hecho llorar de emoción, y sobre tó lo buen hombre que es piense la gente lo que quiera
Ole el Barullo que no le hay más guapo, Negro baila ya en Madrid!!

Anónimo dijo...

opinar del farrukito por su baila no por lo que izo k ya bastante lo esta pagando. el barullo esta mu weno iwar k er farru

Gitana dijo...

Mira perdona que decir, lo que hizo esta mal hecho pero ya a pagado por lo suyo, las palabras són muy puras muy gitanas creo que lo ha explicado todo vastante bien, ser gitano no es oro, son costumbres de un pueblo rechazado son los sentimientos el arte que tienes dentro, todo y eso no todo el mundo es privilegiado de tenerlo, pero bueno aun así se respeta todas las opiniones de mientras no se falte el respeto
beso0os

(Gitanaaaaa)