Promoción descarga gratuita álbum Feelinks

Reproductor de música

domingo, noviembre 19, 2006

Entrevista con Chano Domínguez sobre su último proyecto - "New Flamenco Sound es la etiqueta que he decidido ponerme yo mismo"

Por Juanjo Castillo

A Chano Domínguez Cádiz le sale por los dedos. Cuando se sienta ante el piano, sus manos destilan un sonido que mezcla el flamenco de sus raíces con el jazz de acento sureño. Su pasión por la música es tal, que cada vez que habla de ella su rostro esboza una sonrisa amable y generosa. Gracias a su personal sonoridad se ha convertido, por derecho propio, en uno de los músicos españoles más reconocidos internacionalmente. De hecho, con su último trabajo "New Flamenco Sound", ha firmado por el prestigioso sello Verve. Y es que con casi 30 años de carrera musical a sus espaldas, Chano Domínguez llega más potente y enérgico que nunca. Lo pudimos comprobar durante la inauguración del XXIII Festival de Jazz de Madrid.

¿Cómo surgió este proyecto de New Flamenco Sound?

Llevaba años, desde el 2.000 que grabamos Calle 54, trabajando con el sexteto. Tenía muchas ganas de volver a poner instrumentos eléctricos en mi música, algo que no había hecho desde los años 70 con el grupo Cai. Desde entonces todos los discos que he grabado han sido trabajos acústicos y quería hacer un cambio a nivel musical y volver a recuperar el sonido eléctrico.

Esto significaba hacer un grupo más grande, lo que complicaba el proyecto. Hacer un grupo de 10 músicos que puedan tocar, ensayar y grabar es una afrenta bastante complicada. Entonces, cuando me fui a vivir a Cataluña, me di cuenta que si tenía que hacerlo era allí.

Allí me vi rodeado de una serie de músicos jóvenes con ganas de tocar y de implicarse en una historia musical como la que yo les planteaba. Era el momento de hacerlo, porque además la Junta de Andalucía a través del certamen "El Jazz viene del Sur" me permitió poner en marcha el proyecto.


¿Cómo es esa banda que lo hace posible?

La base es el sexteto. A ellos se une gente tan joven como Llibert Fortuny, que aporta su genial forma de interpretar el saxo con pedales, la multiinstrumentista Marina Albero, que lo mismo toca teclados, que toca vibráfonos, que ese instrumento del siglo X que es el salteiro y que le imprime a mi música una sonoridad muy diferente.

Chano Domínguez al piano
Chano Domínguez al piano



También está Jordi Tonel, que ya no es tan joven, pero que es un guitarrista que conoce perfectamente el jazz y el flamenco y encima es casi es un músico de rock, por lo que tiene muchas cosas en común conmigo. Y Diego Urcola, que es un musicazo que con su trompeta aporta un color de jazz latino impresionante.

En este disco hay un contraste de músicos entre gente del flamenco, gente del clásico, gente del rock y gente del jazz moderno. Hay una mezcla de músicos que es lo que da ese nuevo color que es el "New Flamenco Sound".

¿En qué consiste más concretamente ese Nuevo Sonido Flamenco (New Flamenco Sound) que da título al disco?

New Flamenco Sound es la etiqueta que he decidido ponerme yo mismo, harto de que otros me intenten etiquetar constantemente. Me han calificado de nuevo sonido andaluz, jazz flamenco, flamenco jazz, flamenco joven…Así que, para que no me pongan nada más, he decidido poner nombre yo mismo a mi música.

Lo que define mi sonido, a pesar de que yo sea un músico de jazz, es la relación que tengo con el mundo del flamenco.


Además, creo que es un nuevo sonido el que hay en mi música con esta formación. Lo que define mi sonido, a pesar de que yo sea un músico de jazz, es la relación que tengo con el mundo del flamenco. Es algo que está entroncado en mi educación, en mis vivencias desde mis primeros recuerdos.

Mi música es flamenca y este es un nuevo sonido que adopta con todo el nuevo elenco de músicos e instrumentos. Eso es el New Flamenco Sound, mi nuevo sonido flamenco. En resumen, es una mezcla de músicos que interpretan una música que está escrita por una persona que ha nacido en la cuna del flamenco pero que de siempre ha anhelado tocar música improvisada.

La base de todo este New Flamenco Sound sigue siendo tu piano flamenco, estilo del que eres precursor. ¿Cómo se hace para que un piano suene jondo?

Yo creo que los instrumentos no son flamencos, los flamencos son las personas que tocan esos instrumentos. La guitarra era lo que había hace un siglo y lo único a lo que la gente que era flamenca podía acceder, y por eso el flamenco se hacía con una guitarra nada más y la voz de un cantaor. Pero hoy en día los flamencos tocan con guitarras eléctricas, con saxo, con piano, etc.

No es que el piano sea flamenco, el piano nunca será flamenco, el que soy flamenco soy yo porque he nacido en Cádiz, mi primer instrumento fue la guitarra flamenca y me he criado en un entorno rodeado de esa música. Eso me ha marcado sin quererlo incluso.

Yo he escuchado mucho flamenco y de ahí he sacado mucha música, de la guitarra flamenca, sobre todo de la guitarra de Paco de Lucía.


Cuando me siento delante de un piano me siento flamenco, me sale Cádiz. Me puedo poner a tocar por bulerías porque conozco sus claves. Puedo acompañar a un cantaor porque conozco las armonías de los distintos cantes. Yo he escuchado mucho flamenco y de ahí he sacado mucha música, de la guitarra flamenca, sobre todo de la guitarra de Paco de Lucía. Para mí Paco es una referencia primordial para captar el lenguaje del flamenco.

¿Cuál es el secreto del éxito, cada vez mayor, del flamenco jazz?

Esta mezcla de lenguajes que inició Paco de Lucía y seguimos Jorge Pardo, Carles Benavent y yo mismoha calado en muchos músicos que han venido después. Incluso ha calado allende nuestras fronteras. Quizás para un músico americano es más fácil entender el flamenco a través mía que a través de un guitarrista puro o un cantaor puro. A un extranjero le pones un disco de Agujetas y no se entera de nada.

¿Cuál es la relación entre ambas músicas, que las ha acabado convirtiendo en dos habituales aliadas?

Tanto el flamenco como el jazz son una eterna mixtura, una eterna mezcla.


A primera vista son dos músicas que no tienen nada que ver. Pero en el fondo las dos nacen de la necesidad de expresión de un pueblo que se ve obligado a moverse. Quizás por eso, tanto el flamenco como el jazz son una eterna mixtura, una eterna mezcla.

Además, ambas músicas tienen una gran carga de libertad y de improvisación. Yo siempre digo una cosa, en el jazz se improvisa dentro de una estructura y en el flamenco se improvisa con las estructuras.

Otra cosa que comparten el jazz y el flamenco es cierta filosofía de vida. El músico de flamenco necesita tocar, necesita cantar, necesita expresarse y le encanta la noche para hacerlo. Es algo que también le pasa al músico de jazz. Ambos son dos músicos bohemios que necesitan olvidarse de todo cada día y volver a crear y volver a sentir el placer de tocar.


Tras casi 30 años dedicados a la música, ¿en qué momento te encuentras?

Me siento en un momento muy reconfortante porque encuentro gente para tocar que entiende perfectamente mi música. Eso me motiva mucho para escribir música. En estos momentos estoy supermotivado para escribir más para este mismo grupo. Me gustaría poder desarrollar este grupo, si no de una forma totalmente estable, sí por lo menos a lo largo de un par de años o tres. Aunque tengo miles de ideas en la cabeza, lo que quiero ahora mismo es seguir haciendo música con esta formación.

Soy muy inquieto y no me voy a dejar dominar por mí mismo, no quiero ser una caricatura de mí mismo. Es fácil repetirse cuando uno encuentra una forma de expresarse que engancha con el público Pero yo no soy así, me resisto a ser un Chano que se apoltrona.

No hay comentarios: