Promoción descarga gratuita álbum Feelinks

Reproductor de música

miércoles, noviembre 29, 2006

"La música buena siempre perdura"

Información Recopilada de EsFlamenco:

Rafael Amador vuelve y lo hace con paso firme. Sobre el escenario, al que se ha vuelto a subir tras más de una década de retiro, ha demostrado, una vez más, que es un genio, un artista único, con un duende y una magia que no le caben en el pecho. Con su voz de fuerza gitana y sus dedos que lo mismo hacen vibrar de emoción a una guitarra española que a una eléctrica, el roquero, el flamenco y el bluesman que lleva dentro han resurgido de sus propias cenizas, cual ave Fénix. Pata Negra regresa para recordarnos que Camarón suena a las mil maravillas por Jimi Hendrix.

Rafael Amador habla con frases breves, pero que contienen alguna que otra carga de profundidad. Se muestra inquieto, reservado, algo tímido, pero firme. Su aparente parquedad en palabras se transfigura en arte con mayúsculas cuando coge la guitarra y se pone a tocarla como si de un contrabajo se tratase. Mientras, con la boca hace de trompetista sin trompeta. Esa es la esencia de Pata Negra, libertad, espontaneidad y espíritu callejero.

¿A qué debemos este regreso de Pata Negra?

La verdad es que estoy muy bien, muy agustito y con muchas ganas. Creo que es el momento bueno para volver a arrancar. Es algo que está como en el aire. Yo sigo componiendo y haciendo cosas. Si no he vuelto antes será por algo, digo yo. Así es la vida, nunca te esperas nada de lo que te va a pasar.

Tenía un mono de música que alucinas. Ahora la cosa está fresca, fresca. Es como volver a empezar. Hay ganas, hay mono de tocar, de hacer cosas.


¿Y qué te ha tenido apartado de los escenarios?

La inseguridad y la incertidumbre. La gente que me quiere me preguntaba que cuándo iba a hacer algo nuevo, pero yo no veía el momento nunca.

¿Qué has estado haciendo todo este tiempo?

Tocando, componiendo, haciendo mis cositas, con la familia. Viviendo.

¿Cómo te estás sintiendo en esta vuelta a los escenarios?

Es una gran sensación, de verdad. Es impresionante el estar tanto tiempo apartado y que ahora la gente te quiera de esa forma, que se acuerden de tu música. Lo que me sorprende a mí es que la gente me tiene un respeto total. Eso está bien porque creo que me lo he "ganao", pero me parece un poco pasado, se pasa de lo que me esperaba.

¿Cómo viene Rafael Amador hoy día? ¿Qué diferencias hay con aquel de los años 80?

He pasado de ser un pildorilla a estar normalmente normal, aunque sin perder mi travesura.


Bueno, que soy un poco más viejo. Pero también sé más lo que quiero, aunque yo nunca he estado atontolinado. He pasado de ser un pildorilla a estar normalmente normal, aunque sin perder mi travesura. Pero sí, es verdad, con la edad uno sabe mejor qué es lo que quiere.

¿Y qué quieres, qué buscas ahora con tu música?

Yo lo que busco es lo que buscas tú y busca cualquiera. Gustarme, que te guste. Yo toco para que te guste, canto para que te guste.

Además de clásicos como "Pata Palo", "Los managers", "El blues de la Frontera" o "Yo me quedo en Sevilla", en los conciertos también estás presentando algunos temas nuevos. ¿Cómo son estás nuevas canciones?

Son en la misma línea de siempre. Pata Negra cien por cien. Rock, blues, flamenco y siempre hay cualquier sorpresa, cosas nuevas. En Pata Negra siempre hay sorpresas. Es una música que surge de lo que le sale a uno, sin poner barreras de ningún tipo. En Pata Negra las cosas salen del corazón.

En Pata Negra las cosas salen del corazón.




Hay una que se llama el "Pollo robao". Otra se llama "La balanza asesina" y está basada en mí con el tema de la heroína. Dice, "el día que la conocí ella decidió mi suerte, poco a poco caí en un hondo precipicio mucho peor que mil muertes. Mira donde me ha arrastrao, me miro de arriba abajo y me veo como un niño, de su pare y de su mare abandonao".

En la nueva formación que te acompaña en este regreso de Pata Negra destaca la presencia de tu hijo Luis a la batería. ¿La saga continúa, no?

La música buena siempre perdura. Mira, mi niño ya está tocando la batería conmigo y su hijo seguramente que tocará algo también. De hecho tengo dos nietos y el más chico, que tiene nueve meses, me lo siento en las piernas y le pongo a tocar la batería. El tío se pone a tocar las palmas y los palillos, que no le suenan ni na, pero no veas el arte que tiene. Le digo "ay, ay, ay" y se pone a cantar. Le encanta. Así que hay Pata Negra para rato.

25 años después del primer disco del grupo, ¿cómo valoras el papel de Pata Negra en la historia del flamenco?

En su momento la gente no entendía lo que estábamos haciendo. Íbamos adelantados por lo menos 20 años.


Nosotros hemos tenido que luchar bastante para tirar p'adelante. En su momento la gente no entendía lo que estábamos haciendo. Íbamos adelantados por lo menos 20 años. Escuchas el disco de "Veneno" y eso es demasiado. Y se hizo en un día, nos tomamos un ácido y nos salió del tirón, al otro día mezclar, y ya está. Salió barato, salió bueno y ahí está, que hasta hoy la gente lo sigue escuchando.

¿Qué música estás escuchando ahora?

Estoy escuchando mucho jazz, mucho blues, música experimental. Casi nada de lo que está saliendo ahora. Quiero quedarme puro, no contaminarme. Quiero defender lo especial que tiene la música de Pata Negra, pero sin rodeo ninguno. Mi música puede ser mucho peor que las otras, pero es la que me sale. No hay cosa peor que un muerto de hambre harto de comer, y hoy día hay muchos.

Son varios los grupos que se confiesan herederos de la senda mestiza abierta por Pata Negra ¿Cómo lo ves?

A mí me encanta que otros grupos reivindiquen a Pata Negra y hagan cosas nuestras.


Pues eso está muy bien. No quiero que me pase como a aquel que hasta que no se murió no se llevó todos los galones. ¿Para qué los quiere entonces? A mí me encanta que otros grupos reivindiquen a Pata Negra y hagan cosas nuestras, pero la gente tiene que saber quién es quien lo creó.

En este sentido, ¿se podría decir que Los Delinqüentes, con los que has colaborado, son los herederos actuales de Pata Negra?

A mi Los Delinqüentes me gustan mucho porque los tíos son geniales, hacen música fresca. Eso es lo que a mí me gusta. Han tirado por el buen camino. No es por echarme flores, pero todo el que se arrime ahí va a salir bien.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Disco no nunca saco.. Pata negra marca un antes y un despues en la vida de cada musico k lo valora y valora lo k hicieron. Y Rafael fue la llama viva de ese grupo, llenando de energia y vida a pata negra. Eres el mas grande, asi k saca algo ya hombre k te estamo esperando!