Promoción descarga gratuita álbum Feelinks

Reproductor de música

sábado, agosto 19, 2006

Cap.9 - Obras Efímeras

Flamenco y Jazz es un capítulo del libro FILIGRANAS escrito por LUIS CLEMENTE.
Copyright Editorial La Máscara. Pza. Diputado Luis Lucía, 21-b. 46015 Valencia-España


Información tomada de Flamenco-World:

http://www.flamenco-world.com/jazz/jazz10.htm


OBRAS EFIMERAS

"El jazz está muy próximo al flamenco, porque también se basa en el ritmo", afirma Llisa Rosal, figura bailaora del Ballet Flamenco La Rosa de Miami que entre 1989 y 1991 ha estrenado dos obras, "Crossover blues" y "Ritmo azul", mezclando flamenco, jazz, blues y tap.

El festival de jazz de Madrid ha tenido en diversas ediciones el buen gusto de poner en el mismo cartel a guitarristas flamencos y músicos de jazz, facilitando sustanciosas jam-session como las de Paco Cepero-Paquito D'Rivera, Tomatito-Ray Barretto, Manolo Sanlúcar-Wagner Tiso o el espectáculo "Flamenco fusión" de 1989.

La Bienal de Flamenco de Sevilla ha ofrecido por su parte diversos experimentos interesantes. Uno de ellos fue propuesto en su tercera edición (1984) al músico sevillano Paco Aguilera, una obra a la que tituló "Alma" y en la que intentó acercar los fuertes ritmos y melodías del jazz modal al flamenco, pero lo que se mostró fue a una buena banda de jazz, ¡¡dorada por Abdu Salim, y poco flamenco. En la edición del 90 se pudieron escuchar las propuestas de músicos jóvenes y malogrados, como Aduke Sar Singa o el combo del guitarrista Manolo Vargas. En la Bienal posterior (la del 92) tuvo lugar una de las más hermosas muestras de fusiones, a cargo del cantaor Enrique Morente y el percusionista norteamericano Max Roach; éste aportaba doce músicos (nueve percusionistas) de su banda M'Boom, mientras que Morente ponía de su parte catorce flamencos, entre los que se encontraban jóvenes renovadores como Raimundo Amador y componentes de La Barbería del Sur. Durante siete días de ensayos se dio forma a dos concepciones aunadas, dejando entre otros frutos unas verdiales cantadas sobre ritmo de bulerías apoyadas por percusión de ambiente solemne, o masivos tambores aplicados a unos tangos que se colocan en una nueva dimensión. Enrique Morente escribía en el programa de la obra: "Creo que las músicas que han tenido caminos paralelos en el tiempo pueden continuar escuchándose entre sí para convencernos de que no hay más que una sola música: la de nuestro propio mundo interior, en el sentido más íntimo y universal de la palabra".

ACEITE Y AGUA

Una curiosa idea: "Discretamente, Paco de Lucía abandonó la idea de jazz y flamenco cuando comprendió que su futuro al lado de Chick Corea era el de palmero ("Touchstone", 1982)" Esto apuntaba Carlos Arbelos, director de un programa televisivo de flamenco de Canal Sur, en el número tres de la revista Nueva Música, donde finaliza con una metáfora: "Buena es el agua y bueno el aceite, pero es imposible juntarlos. Si tratamos de ponerlos al fuego juntos pueden conmovernos, pero sólo porque saltan, chirrían y nos queman de mala manera".

FIN

No hay comentarios: