Promoción descarga gratuita álbum Feelinks

Reproductor de música

lunes, agosto 14, 2006

Entrevista Chano Domínguez - Septiembre 2002

Información tomada de Flamenco-World:
http://www.flamenco-world.com/artists/chano/echan1.htm


ENTREVISTA A CHANO DOMÍNGUEZ, PIANISTA:

"El jazz-flamenco aún está en su fase de adolescencia"

Ezequiel Paz. Tenerife, septiembre de 2002

Chano Domínguez no es sólo un pianista andaluz con un amilanante sentido del swing. Acaso la palabra que mejor le define es intuición. Músico autodidacta, artista callejero, acompañante de misas cantadas, rockero progresivo... la vida artística de este gaditano universal se abre como un arco iris de encuentros enriquecedores, descubrimientos sonoros y feraces incursiones en el jazz contemporáneo. Harto humilde en sus palabras -diríase por momentos de una candorosa timidez-, diluye su responsabilidad en la creación de un nuevo jazz-flamenco en sus compañeros de andanzas musicales y huye de su condición de eje vertebrador de un nuevo lenguaje pianístico. Un lenguaje jazzístico en su envoltorio, jondo en su fondo y, en el plano improvisador, con toques de sutiles reminiscencias sefardíes, arábigas y antillanas.


Chano Domínguez

Chano, se te ha señalado como uno de los pianistas que mejor ha revitalizado estilos autóctonos españoles como la copla o algunos palos flamencos. Thelonious Monk tocado como flamenco y la bulería y la copla tocada como Bill Evans...

Yo empecé a tocar temas de copla y de canción española porque las he escuchado siempre, mi madre las ha cantado toda la vida, entonces son canciones que han estado siempre ahí y de repente un día te das cuenta de que estás tocando jazz, standards, temas americanos, bandas sonoras de películas, que son muy lindos pero si uno mira hacia dentro ve que ha habido un gran pozo de sabiduría por parte de compositores y escritores. Esa música, si la sacamos del contexto de la dictadura, atesoran un valor muy grande y son las que están alimentando mis ganas de improvisar, de tocar. Gran parte del público que viene a escucharme participa de ese acervo que está en el inconsciente colectivo de los españoles.

¿Cómo pasaste de la guitarra flamenca al piano?

Yo empecé tocando la guitarra flamenca porque era lo que teníamos más cerca en casa. En esa época era imposible pensar en algo tan grande como un piano. Nosotros comenzamos a tocar en la calle. Yo siempre he dicho que mi formación es callejera y autodidacta. Con respecto al piano, las cosas fueron sucediendo naturalmente. De la guitarra pasé al bajo eléctrico porque en ese momento con mis amigos tocábamos rock y pop. Paralelamente, los domingos cantábamos misa en la parroquia de San José en Cádiz y allí fue donde descubrí el harmonio. Fue la primera vez que puse mis manos sobre un teclado. A partir de ahí ya te puedes imaginar, hicimos CAI, que era un grupo de rock sinfónico a finales de los setenta y publicamos varios discos. Para entonces yo ya me había pasado a los teclados influenciado por grupos como Yes, Genesis o King Crimson.

¿Qué escuchabas en aquellas primeras épocas de formación?

De pequeño escuchábamos los discos de papá. Eran unos cartuchos de un formato muy antiguo que hoy ya no existe. Ahí teníamos grabaciones de muchos flamencos antiguos: Marchena, Mairena, Manolo Caracol... Por otra parte, mi madre tenía siempre puesta canción española en la radio. Así fue que crecimos con el jondo y la canción española.


Chano Domínguez

¿Cuándo entraste en contacto con pianistas de jazz contemporáneo como Bill Evans, Hancock y otros?

En realidad fue todo un proceso. Realmente desde el principio, quizás sin saberlo, yo estaba haciendo música para improvisar, abriendo estructura para crear en el momento situaciones sonoras diferentes. Por natural inercia fui buscando grupos que tuvieran esa característica improvisadora en su música. Así descubro grupos como Weather Report, Return to Forever o Mahavishnu Orchestra, gracias a los cuales, por medio de la fusión, voy acercándome al jazz. Después llegan Chick Corea, Hancock, Bill Evans y más tarde Ahmad Jamal, Tommy Flanagan, Red Cardigan y Scott Joplin.

¿Cuándo se te ocurrió experimentar la mezcla entre el jazz y el flamenco?

No te lo puedo decir, a mí no se me ocurrió, me pasó porque al ser un músico que ha tocado a ritmo de bulerías desde pequeñito, me salió así. Yo no he pensado concientemente en tocar un standard por bulerías, ha salido así y punto. No hay un momento en el que digas: voy a hacer una fusión, un jazz flamenco. Las cosas, al menos por mi experiencia, han salido conforme las he ido descubriendo. Soy un músico que ha trabajado con gentes de esferas muy distintas, el pop, el rock, el flamenco, el jazz y puedo decir que de todos he aprendido algo.



Chano Domínguez



¿De Thelonious Monk, por ejemplo, qué te llamó la atención para que eligieras sus temas y los envolvieras con la rítmica flamenca?

Monk ante todo es un grandísimo compositor y para mí sus composiciones son muy sugerentes y muy abiertas para ser tocadas en muchos estilos diferentes. De hecho, hay muchos músicos que han hecho grandes trabajos con su música como Jerry González en Rumba para Monk. Es un músico que se amolda a tu manera de hacer. Aparte yo creo que en su manera de vivir Monk era bastante flamenco. Tocando uno encuentra fragmentos de su música en los que hay frases que, extrapolándolas a una bulería, encajarían perfectamente. Pero no es sólo Monk, John Coltrane, por ejemplo, también es un músico que comparte la esencia del flamenco, ese no dar una sola nota porque sí, hablar, contar, expresarse con el instrumento, trasmitir emociones que es, al fin y al cabo, lo que persigue el flamenco a través del cante, el toque o el baile.

Profundizando en ese lenguaje, ¿dónde ves la conexión entre el flamenco y el jazz, en la forma, en el sentimiento...?

Yo lo veo sobre todo en el fondo, no en la forma, porque son maneras muy diferentes de utilizar las siete notas y la distribución del tiempo, aunque luego pueden llegar a casar muy bien. Conectan en el fondo porque ambas músicas provienen en su principio de pueblos sencillos, de gente oprimida que ha tenido que luchar mucho para conseguir lo que tiene.

¿Y cuáles crees que son las formas flamencas que mejor se adaptan al jazz?

Pues según mi experiencia, las bulerías, los fandangos, los palos de ida y vuelta como las colombianas...


"Conforme vas trabajando con músicos diferentes vas incorporando enseñanzas y adoptando los lenguajes que ellos tienen"

Hablando de músicas de ida y vuelta, en tus últimas colaboraciones con artistas de 'Calle 54' como Michel Camilo o Paquito D'Rivera, se percibe un acercamiento al pianismo caribeño, ¿te resulta difícil, técnicamente hablando, la rítmica y el tumbao antillanos?

Conforme vas trabajando con músicos diferentes vas incorporando enseñanzas y adoptando los lenguajes que ellos tienen. Es lo que me ha ocurrido a partir de hacer 'Calle 54' con Fernando Trueba. Ahí he estado en contacto con Paquito, con Jerry González, con Giovanni Hidalgo, Dave Valentin, Mario Rivera. Con toda esta gente hemos hecho giras -ahora en octubre haremos otra por Europa- y no cabe duda que voy tocando y voy haciendo de su lenguaje algo mío también. Si yo tumbo en el piano es porque me ha salido de forma natural, pero la verdad es que no lo he estudiado, no me considero un tumbador en el sentido estricto.

En tu manera de tocar el piano confluyen entonces muchas influencias, ¿también las estructuras guitarrísticas?

No cabe duda. Yo he sido guitarrista y luego como pianista he tenido la suerte de trabajar con grandes de las seis cuerdas, desde Vicente Amigo a Tomatito, pasando por Cañizares o Gerardo Núñez y de todos he aprendido mucho. Sin olvidar a Paco de Lucía al que dedicamos un disco -'10 de Paco'- con Jorge Pardo ya hace varios años. Ocurre que para tocar flamenco con cualquier instrumento hasta hace pocos años no se tenía otra referencia que no fuera la guitarra flamenca. De un tiempo a esta parte, gente como Carlos Benavent, Jorge Pardo o Rubem Dantas -componentes del septeto de Paco- y mi grupo, estamos haciendo un trabajo se podría decir que novedoso, una música que tiene mucho futuro y que, a mi manera de ver, está en este momento en su adolescencia pues se está nutriendo de un montón de influencias. Aún le queda mucho por decir...


"Entre tocar con un músico u otro, las notas y el tiempo pueden ser los mismos pero el tono de la conversación varía"

Háblanos de ese otro rol que desempeña tu piano, el de acompañante. En tus colaboraciones con Martirio o Marta Valdés, tu piano se convierte en un contrapeso a ritmo de boleros, danzones o coplas. ¿Cómo consigues explotar esa faceta?

Para mí cada situación es diferente y produce conversaciones diferentes. Entre tocar con un músico u otro, las notas y el tiempo pueden ser los mismos pero el tono de la conversación varía. Es el caso de Martirio o Marta Valdés que me aportan ideas frescas y cosas lindas para tocar. Uno continuamente aprende aunque sólo sea por defecto, por lo que no tienes que volver a hacer...

¿Con quién te gustaría tocar que no lo hayas hecho todavía del mundo del flamenco y del jazz?

Hombre, hay muchísima gente... yo siempre estoy abierto a colaboraciones nuevas pero ahora mismo estoy muy centrado y dirigido hacia mi grupo y es con ellos -con Guillermo Mc Guill, con Tomasito, con Blas Córdoba- con quien estoy más a gusto tocando.

'Oye Cómo Viene', tu nuevo disco, sale a la venta en octubre. ¿Difiere algo de tus anteriores trabajos?

El disco en realidad es un DVD. Es la exposición de un concierto en directo grabado por entero en un estudio. Hay muchos temas nuevos pero también alguna adaptación de piezas que yo ya había grabado anteriormente. Respecto al resultado, estoy muy contento, creo que es mi mejor trabajo hasta la fecha y espero que la gente lo reciba de corazón. Espero contar con el mismo apoyo de la gente que me ha seguido siempre. Hay cante, hay baile, hay tanguillos como 'Mañana de Reyes' con acompañamientos afrocubanos, hay bulerías, está muy completo...

Como oyente gaditano de excepción, ¿qué nuevos valores destacarías dentro del flamenco?

No es porque trabaje conmigo, pero para mí Blas Córdoba, 'El Quejío', es un excelente cantaor que va a tener una proyección muy importante. Pronto haremos un trabajo juntos él y yo. Pero, por supuesto, hay muchísimos cantaores y guitarristas fenomenales y la lista de jóvenes promesas sería interminable de enumerar...

No hay comentarios: