Promoción descarga gratuita álbum Feelinks

Reproductor de música

lunes, agosto 14, 2006

Entrevista Jorge Pardo



“Internet es un medio de difusión artística
que las instituciones deben aplaudir”

Silvia Calado. Madrid, agosto de 2005

Jorge Pardo abre un nuevo camino para la música flamenca. Los sonidos que acaban de brotar de su flauta, estrenan la nueva web de descargas Flamencodigital.com. La apuesta del músico por este proyecto, desarrollado mano a mano con Flamenco-world.com, responde al objetivo de hallar un soporte alternativo a la industria tradicional que resulte más económico, más directo, más libre. El artista piensa que, siempre que se cuente con el respaldo de las instituciones públicas y privadas implicadas en el sector, beneficiará al flamenco pues “hay muchos artistas que tienen mucho que aportar a este arte y no están debidamente cubiertos por la gran industria”. Paralelamente, está inmerso en otros tantos proyectos musicales, entre los que sobresalen la gira Touchstone de Chick Corea, el nuevo disco con el trío que forma con Carles Benavent y Tino di Geraldo, una grabación audiovisual con la banda D’3... y veinte nuevos temas que ultima para difundir en la red.

¿Por qué apuestas por Internet como nuevo formato en el que difundir tu música?

Hay varios motivos: uno que es económico industrial y otro que es artístico emotivo. Para empezar por el artístico, uno de los motivos es que el CD te obliga a hacer una obra en un formato determinado tanto de tiempo como de temas, darles una unidad, hacer en definitiva una obra que abarca varios temas y tiene que durar entre cincuenta y sesenta minutos. Con este formato de publicar canciones, la obra la afrontas de otra manera. Son canciones sueltas, puedes tener un encuentro con un músico, grabar un par de temas y esa es la obra. No estás forzado a tener que rellenar buscando más temas para completar un CD.



Jorge Pardo (Foto: Daniel Muñoz)


Otra cuestión estaría en la rapidez de ejecución. Acabado un tema en el estudio hoy y publicado mañana, sin tener que pasar por filtros de divulgación, esperas de márketing adecuadas para publicar la música... Con lo cual, el receptor, el aficionado, parece que recibe la obra más calentita. Y luego la industrial económica. Se trata de una industria nueva, parece que en principio no tan viciada como la de la fabricación y venta de CD. En el formato que hemos escogido y el acuerdo que hemos hecho con Flamenco-world.com y Flamencodigital.com se da un equilibrio interesante entre el industrial y el artista, dejando de lado a los industriales que cobran excesivamente, engordando el precio del producto, por mantener la infraestructura de la industria a gran escala.

Para una música como el flamenco, ¿qué ventajas crees que puede tener este nuevo soporte?

Yo creo que si hay una aceptación del público interesante que permita que haya una agilidad para que el artista pueda poner su producto en esta pequeña industria y darse a conocer y dar a conocer sus invenciones, pues creo que es muy ventajoso. Aparte de las grandes vedettes del flamenco ya conocidas de sobra, hay muchos artistas que tienen mucho que aportar a este arte y no están debidamente cubiertos por la industria grande. De manera que este puede ser un sitio donde puedan mostrar su arte cantidad de artistas que están muy metidos en casa o en su barrio o en su pequeño círculo. Principalmente, beneficiará a gente joven.

¿Necesita el nuevo soporte coordinación de las entidades públicas y privadas para acabar con la imagen negativa que pesa sobre Internet?

Sí. Para hablar con conocimiento de causa, debería saber más en profundidad los movimientos de la gran industria respecto a este soporte, aunque ya sé del éxito de ‘iTunes’, por ejemplo, pero supongo que se lo tenían que tomar en serio y no demonizar la red a ese nivel. Está claro que piratas hay en todos lados. La red es un medio de difusión artística que las instituciones en general, tanto oficiales como no oficiales, deberían aplaudir y dar la bienvenida.

Ahora que vienes de Estados Unidos, ¿está más difundido el soporte allí entre músicos de músicas como el jazz?

Sé que hay gente del jazz funcionando a ese nivel. Lo que pasa es que Estados Unidos es un país de unas dimensiones tales que un ‘pequeño’ portal como puede ser el nuestro, se difumina. Allí hay miles de títulos de jazz de principiantes nada más. Las dimensiones son otras, lo cual lo hace por un lado más fácil porque es más volumen, pero por otro lado más masificado y a lo mejor, en definitiva, hasta menos creíble. A nada de iniciar algo, ya está saturado. Creo que la medida buena la podemos dar aquí con estos pequeños cimientos. Además, el jazz por muy marginal que sea, ya está muy bien difundido. El flamenco es mucho más pequeño en su cantidad, no en la calidad, por supuesto. Y hasta en el sitio donde se hace. Las ciudades nuestras son de nuestro tamaño y, a la vez, el interés que hay en el mundo es grande. Creo que es una relación interesante entre pequeñez y grandeza que se puede dar en la red y para el flamenco puede ser beneficioso, más quizás que para otras artes.


Jorge Pardo

¿Cuál es la metodología de trabajo para crear este primer repertorio digital que has lanzado?

Como no hay una idea de acabar una obra para ponerla en el mercado, lo que me propongo es abrir obras que estén permanentemente inacabadas. Con lo cual mi pensamiento es abrir diferentes paquetes y, con el tiempo, iré echando temas en cada saco. Son varios frentes los que he abierto, en los cuales voy a ir trabajando.

¿Al ritmo que marque la inspiración?

El ritmo que marca la inspiración es frenético, pero mi banco me aconseja que me vaya de vez en cuando de gira con Chick Corea. Jajajaja.

¿Al aficionado le recomiendas entonces que esté pendiente de las novedades de la web?

Sí, sí. Después de publicar estos diez temas, tengo otros veinte temas a punto de salir. No es que los vaya a poner todos de golpe pero, periódicamente, iremos poniendo temas. Tengo mucho material, pero necesito tiempo. Y me están ayudando mucho los colegas con los que colaboro.


Jorge Pardo y Carles Benavent con la banda Touchstone, de Chick Corea

Además, son colaboradores de primera. En este primer lote de canciones están Niño Josele, Juan Diego, Diego Amador, Tino di Geraldo...

La producción que estoy haciendo es casera cien por cien. Y voy con los colegas como en el colegio iba cambiando cromos. Te cambio el de Raúl por el de Beckham. Y así es como funciono. Con los colegas que voy dando, también hay receptividad en esta manera de trabajar. Pero lógicamente también ralentiza el funcionamiento. Si pudiera disponer de un paquete de dinero destinado a producir... Lo digo por si hay algún mecenas que me esté escuchando. Jajajaja.

Podemos poner un link a un número de cuenta...

Oye, pues fuera de broma, podía plantearse un sistema de participaciones en la producción o, en el caso de discos tradicionales, de precompra de copias. Sería cuestión de estudiarlo.

Aparte del proyecto digital, hay proyectos físicos. El más renombrado, el de la participación en la nueva banda Touchstone de Chick Corea, junto con Rubem Dantas y Carles Benavent.


Jorge Pardo en los camerinos del Blue Note



Con Chick Corea hemos hecho dos discos. Uno en directo en una de las giras europeas y otro en estudio en Los Ángeles. El directo se está vendiendo en los conciertos, pero de hecho es un disco doble y van a hacerle su proyecto más industrial, van a venderlo a través de una compañía discográfica. Y están buscando un buen negocio en una multinacional para el disco en estudio, puesto que han invertido bastante en la producción, implica a bastantes músicos, aparte del grupo que lleva actualmente Chick, hay músicos como Steve Gadd, Vinnie Colaiuta o Hubert Laws, que hacen la producción más atractiva para una compañía grande. Están buscando un negocio más grande. Y es lo que está retrasando la salida del disco, pero parece ya inminente.

Hay otros dos proyectos. Sabéis de mi colaboración con el trío de Carles Benavent y Tino di Geraldo. Pues ya tenemos el nuevo disco terminado, ‘Sin precedentes’. Parece que va a salir finalmente con el sello Fundación Autor. Hemos hecho un negocio medio interesante, en el cual somos nosotros los dueños de la producción, pues es autoproducido, sólo hay un socio más, Carlos Martos de los estudios Sonoland. Y parece que va a ser inminente. Con este mismo trío nos hemos metido en el DVD ‘Flamencos del siglo XXI’, que ya está a la venta. Formamos también parte de la producción. Está entretenido de ver, suena bien, está bien producido y es una forma de ver varias propuestas del flamenco que se hace hoy. Y con D’3 va a haber novedades pronto. A finales de septiembre nos vamos a Tarifa otra vez a grabar, que nos gustó aquel estudio... con Tánger enfrente, viendo todo el Estrecho. Y nos meteremos cuatro o cinco días a grabar otro programa de D’3. Y ello con nueva compañía, pues hasta ahora estábamos con Satchmo, pero ha sufrido una escisión y vamos a pertenecer a la rama Quadrant. El caso es que tenemos ya fecha en el Auditorio Pau Casals de El Vendrell para grabar un DVD en directo. A nivel discográfico, son las últimas cosas que tengo por venir. Estoy muy satisfecho.

Y volviendo al tema Chick Corea, que despierta muchas curiosidades entre el público, ¿cuál es el balance profesional de la gira?

Todos los balances son positivos. El trabajo con Chick es interesante, él es un buen líder. Y está en boca suya, no oculta que la música que está haciendo tiene la herencia nuestra, lleva nuestro sello. Comercialmente, parece que es un grupo que va a más, puesto que para la escena del jazz y presentado por Chick Corea -aunque nosotros llevemos veinte o treinta años- parece nuevo. Te jode, por un lado, pero, por otro, le das la bienvenida. Como la propuesta todo el mundo la toma como novedosa, la vida del grupo parece larga. Este año nos quedan unas cuantas giras, una en otoño y otra en invierno, por Europa y Estados Unidos. Muchos de los conciertos son en España, por lo menos catorce en noviembre.

Será una satisfacción ser profeta en tu tierra, ¿no?

Por un lado, piensas que tiene que venir Chick a mi país a presentar mi música para que me contraten y sea aceptado por mis críticos, por mis periódicos... Pero, por otro lado, como el mundo es así y no te puedes inmolar, aceptas lo que tiene de positivo. Una cosa que sí me duele que se diga es que el grupo de Paco de Lucía se va con Chick Corea. Para entendernos, está bien. Pero que eso se diga en tu país, donde te conocen y te han escuchado mil veces, o donde se pueden documentar sobre quién es Carles Benavent o Jorge Pardo o Rubem Dantas... toca un poco los huevos.

¿Y de cara al próximo año?

Y luego en febrero o así, Chick tiene planes -lo tendría que decir él, pero te lo avanzo- de que el grupo vaya creciendo en el sentido de recibir invitados diversos, tanto del mundo del flamenco -puede haber alguna sorpresa-, como del mundo del jazz, para hacer ciertos eventos especiales.

¿Cómo ves que se desenvuelve el flamenco en el mundo del jazz?

Llegas a la conclusión de que jazz es una marca comercial. Y los artistas locales, en realidad, no hacemos jazz. Nosotros hacemos música española de este siglo con influencias de todo tipo: del jazz, de Arabia, de Brasil, de Jimi Hendrix... La única manera de vender nuestra música en el extranjero, incluso en nuestro propio país, es que se llame ‘jazzloquesea’. Esa es la única manera de que te compren en algún festival de jazz. Si no, sería prácticamente inviable. ¿Cuántos festivales de flamenco hay en Europa? Cuatro. Los festivales de jazz son refugio de tantos músicos como nosotros de otros países... Anouar Braheim, por ejemplo, no hace jazz ni de coña pero está en todos los festivales europeos. Paco de Lucía mismo, ¿hace jazz? No, hace flamenco. El jazz ahora mismo es un sello para vender música, la que sea. Y cuando se usa la etiqueta flamenco, no ocurre lo mismo. Del flamenco lo que atrae es cierta bohemia, cierto romance, pero no vende. Para tirarse el rollo en las entrevistas está bien, pero si se anuncia el ‘Festival Flamenco David Bisbal’ no van quince mil personas.

1 comentario:

Maciej Dekert dijo...

LAS 3 ULTIMAS IMAGENES DE ESTA ENTREVITA SON DE MACIEJ DEKERT

©2005MACIEJDEKERT